¡Que no te salgas de plano!

¡Sólo en la escena de la escalera de Odessa había 170 planos!

“El acorazado Potemkin”, de Eisenstein [Muy innovador en aquella época]

planos

Y con el tiempo, el cine se va desarrollando más y más.

Son muchos los elementos que encontramos dentro de una imagen audiovisual, pero, ¿somos capaces de verlos todos? Aunque no lo creamos, sí. Nuestro ojo lo ve, otra cosa es que lleguemos a ser plenamente conscientes de ello.

Ciertas películas de acción, utilizan un montaje muy acelerado, con mucho ritmo, y no somos capaces de percibir cada uno de los detalles de la escena. ¡Hay que tener cuidado! Ni quedarnos cortos, ni eternizarnos con los espacios. Cada plano necesitará una duración u otra. Uno general deberá quedarse más tiempo que uno más corto; a menos que con el corto queramos representar alguna cuestión dramática que exija una estancia más larga en la pantalla.

Pero, ¿qué es un plano? Es una unidad mínima narrativa, la unidad fílmica. Es una selección de la realidad que hacemos con nuestra cámara. Todo lo que esté dentro de esa selección consideraremos que está dentro del campo; y, por el contrario, todo lo que se quede fuera de los límites de la pantalla, estará fuera de campo.

Este fuera de campo podremos intuirlo por el sonido, por las miradas de nuestros personajes dentro del plano… Es un recurso muy utilizado, tanto dramática como económicamente para ahorrar costes en producción. Es decir, si por ejemplo necesitamos representar un accidente de coche, siempre nos va a salir más barato meter a dos actores en plano, ver cómo pasa detrás de ellos el coche y se escapa de los límites del encuadre, mientras ellos le siguen con la mirada… Luego, ¡boom! Escuchamos el choque, alguien gritando, el frenazo… y seguimos viendo a nuestros personajes, pero ahora reaccionando ante ese suceso que acaban de presenciar. Corte. Plano siguiente: el coche ya destrozado a un lado de la carretera.

Sea como sea, lo que vemos en los 4 límites de la cámara es un plano. Ejemplos:
tipos de plano

No obstante, dentro de esta clasificación, también tenemos que tener en cuenta donde ponemos la cámara y qué tipo de angulación va a tener: picado, contrapicado, altura normal, posición nadir o cenital…

Pero no todos los planos son con cámara fija. Podemos pasar de un plano a otro, dentro de la misma toma, con un simple movimiento de cámara. A esto lo llamaríamos montaje interno.

En el siguiente ejemplo vemos cómo pasa de un plano cerrado a un Plano General sin cortes en la escena, sino con un travelling de retroceso.

Nuestra selección de la realidad tiene que tener un por qué, una intención. Tenemos que preguntarnos, ¿qué queremos contar? Y, ¿dónde vamos a situar al espectador para que lo vea?

Seamos buenos realizadores. Y, si nadie entiende nuestras historias, ¡que al menos nosotros las tengamos claras!

Yo nunca las tengo claras. Por eso prefiero escribir…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: