La desconocida Hilla

Si jugamos al ¿quién es quién? en el mundo de la historia del arte los nombres que raramente nos vienen a la memoria son los de épocas más cercanas a la actual y mucho menos nombres de mujeres. Es por ello que hoy traemos a colación a Hilla von Rebay.

Hilla1

Su influencia, lejos de su vinculación aristocrática (poseía el título de baronesa), está relacionada con su talento como pintora y con la magnífica gestión de colecciones artísticas. La andadura en la segunda faceta comienza con el encargo de un retrato: el del millonario Solomon R. Guggenheim. Hilla era una artista de vanguardia, una de las pocas pintoras abstractas de principios de siglo XX.

De éste primer contacto nació una amistad y colaboración directa en las actividades filantrópicas del magnate, llegando incluso la artista a ser directora de la Fundación Guggenheim y responsable directa del grueso de la colección, logrando atesorar más de 200 piezas por aquel entonces. De la Fundación se pasó a la creación de un museo que llevaba por nombre Museo de Pintura No Objetiva. Corriente a la que se encuentra fuertemente vinculada dada su relación durante más de 30 años con el pintor Bauer, fundador del movimiento.

La colección continuó creciendo gracias a las adquisiciones que Solomon llevaba a cabo con el consejo de Hilla. Se aumentó con escultura y pintura perteneciente a otras tendencias de la vanguardia, no solo de la abstracción por lo que, la nueva sede que albergara lo atesorado debía cambiar de nombre. El elegido no es otro que el del propio fundador, dotando de neutralidad al que sería nuevo museo en la Quinta Avenida de Nueva York.

Rebay ostenta el honor de haber sido la primera directora y comisaria de las colecciones Guggenheim, cargo que ocupó durante 13 años en los cuales siguió arrolladora con su política de compras. La férrea apuesta de la baronesa se centraba en “el arte del mañana”, por el cual mostraba su apoyo y promoción a las nuevas generaciones artísticas. Este legado continúa de forma institucionalizado y es que gracias a las Becas Hilla Rebay que otorgan en las tres sedes del Museo (NY, Bilbao y Venecia) la baronesa sigue apostando por el futuro del arte.

Hilla2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: