Nuestra visita al Real Observatorio de Madrid

El sábado 7 de octubre tuvimos el placer de acceder a uno de los rincones menos conocidos de la capital: el Real Observatorio de Madrid y también Instituto Geográfico Nacional (IGN) desde 1904.

El Real Observatorio de Madrid fue erigido durante el reinado de Carlos III a propuesta del cosmógrafo y marino Jorge Juan. La misión de este edificio era estudiar la teoría y la práctica de las astronomía, la geodesia, la geofísica y la cartografía. Por su parte, el diseño de la estructura corrió a cargo del arquitecto neoclásico Juan de Villanueva, célebre en la capital por sus obras como el Real Jardín Botánico, el Museo del Prado o la reconstrucción de la Plaza Mayor.

Fachada

LA VISITA

A las 16:30 de la tarde, con el calorcito, entramos por la calle Alfonso XII, nº 3, donde nos esperaban junto a otro grupo de visitantes y bloggers que esperaban expectantes a la visita. Subiendo unos cuantos escalones de piedra (abstenerse los vagos), encontramos que el Observatorio está situado en una pequeña colina antes conocida como Cerrillo de San Blas. A pesar de que el edificio esté situado en pleno corazón de Madrid y nada menos que al lado de la ruidosa Atocha, una vez arriba uno consigue desconectar y apenas alcanza a escuchar el tráfico, es más, todo es armonía y paz, con zonas ajardinadas en las que dan ganas de tumbarse a leer un buen libro.

La visita, de dos horas, fue amenizada por un entregado guía al que se le notaba que disfrutaba narrando todo cuanto veíamos tanto fuera como dentro del recinto. Una vez que accedemos al Observatorio nos da la bienvenida uno de los péndulos de Foucault, para luego seguir con la maravillosa Biblioteca y la Sala del Tiempo. Una vez que el guía finaliza esta parte, continuamos nuestra visita por el jardín para ir hacia el pabellón que guarda la réplica a escala real del Telescopio de Herschel, del cual, nos dicen, probablemente sea la única réplica mundial (¡y la tenemos aquí mismo!). Acto seguidos nos dirigen a otro pabellón más museístico en el que encontramos diferentes instrumentos, como brújulas, esferas, sextantes, otros telescopios, etc, todos ellos muy interesantes.

Pendulo
En el centro, péndulo de Foucault
Biblioteca
Biblioteca y archivo
Herschel
Réplica a escala real del Telescopio de Herschel
Mueo
Museo

Tras dos horas de visita, uno se da cuenta de que se le han pasado volando. Aunque quizás durante las explicaciones te puedas perder un poco por todos los tecnicismos que se mencionan, no viene mal que, de vez en cuando, se aprendan cosas nuevas y de otros campos. Además, no sé si será sólo nuestro caso o el de más gente, pero cada vez que vamos a un lugar así parece que viajamos en el tiempo y formamos parte de ese pequeño trozo de la historia en el que tuvo lugar todo, así que os animamos a todos a que vayáis a visitar este maravilloso enclave que tenemos tan a nuestro alcance.

RESERVAS

Para visitarlo, tenéis que realizar una reserva con antelación. Podéís llamar al teléfono 91 597 95 64 (de martes a viernes de 9:00 a 14:30); al 91 506 12 61 (fin de semana) o al correo reservas.rom@cnig.es.

Tenéis toda la información en su web www.ign.es

0 Comments

Add yours →

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: