La adolescencia por Vee Speers

Vee Speers es una fotógrafa australiana afincada en París. Allí llegó con la aspiración de trabajar en mundo audiovisual, y al no conseguirlo dirigió su carrera como ayudante de fotógrafos de moda. Lo encorsetado de este “mundo” le obligó a independizarse y a crear sus propias imágenes.

No me gusta seguir la multitud

Sus primeras imágenes, en blanco y negro, retrataban lo sórdido de la sociedad parisina del siglo XIX, con imágenes circenses o  recreaciones de burdeles. Fotografías dramáticamente sensuales, que se retrotraen a épocas anteriores a través de sus alusiones al pictorialismo.

Me gusta seducir con mis imágenes, que son a la vez inquietantes y bellas, pero dejando un espacio para que el espectador entre en mi mundo

El cambio llegó con un cumpleaños, una fiesta que hizo su hija pequeña. Encontrarse a todos los invitados con disfraces elaborados por ellos mismos le hizo adentrarse en su serie The Birthday Party, donde, a través de una fachada de fantasía, la fotógrafa llama a las propias preocupaciones del espectador, que relaciona con la sociedad actual. Los rostros serios, la mirada sobrecogedora de los protagonistas, que miran directamente a cámara, provoca una tensión dramática.

Seis años más tarde, los mismos asistentes a esa fiesta de cumpleaños, fueron los protagonistas de una nueva serie fotográfica, Bulletproof, en la que esos niños dejan de serlo y empiezan a prepararse para la vida de adultos. De esta manera Vee Speers les dota de uniformes y armas para su guerra, en la que deben luchar contra lunáticos, la miseria, el odio, una sociedad belicosa e, incluso, sus demonios personales. Todas estas imágenes están realizadas con un halo romántico, característico de la fotógrafa, para plasmar que todos ellos son invencibles.

“Mis retratos combinan elementos que evocan conflictos, emociones que puedan sorprender al espectador, contar una historia que está en algún lugar entre la fantasía y la realidad, lo obvio y lo inesperado”

Ver su hija pequeña crecer se convirtió en el eje central de todas sus series fotográficas, y más concretamente de Thirteen. Fue fotografiándola durante todo el año que su hija tenía 13 años, plasmando los dolores de crecimiento y sus deseos de independencia que acabaron contando una historia de transformación de niña a joven, con una nueva libertad encontrada.

Su última serie también indaga en el crecimiento, pero esta vez de los adolescentes. A través de imágenes de jóvenes, en escenarios que emulan por una parte el edén y por otra parte un paisaje apocalíptico, y aludiendo al arte clásico con un retoque digital propia de la fotografía de moda. Estos jóvenes se muestran expuestos y vulnerables, atrapados, distantes, en guardia, desafiantes, confrontados por inseguridades, muestran una obsesión de por la belleza de la cultura occidental.

La dura época de la adolescencia representada por personas que se enfrentan a ella en su día a día y que, a través de sus imágenes, Vee Speers pretende ayudarles llevándoles de la mano para que el golpe no sea tan duro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: